Blogia
Nos sumamos al festejo por el triunfo de Jean Notre Ami Van de Velde en el Madeira Open

Correr la Liebre, ... y perseguirla a nado también

Correr la Liebre, ... y perseguirla a nado también Ayer miércoles salimos a remar por el Río Chubut, en las cercanías de Rawson. Mas precisamente desde el Club Bigornia, junto a Chucho (mi Benjamín) et Aldito.
Una tarde fenómena, con un clima óptimo. Parecíamos transitar una apacible tarde de Octubre, en lugar de estar en pleno Enero.
Corría una brisa proveniente del mar, y esto daba alivio al laburo de "intentar remar".
Estabamos regresando hacia el muelle, y nos llamó la atención un bicho que se movía por el agua. Escudriñamos un poquito afinando el ojo, y vimos que se trataba de una liebre.
Por la forma en que intentaba salir del agua, pensamos se había caído, y pugnaba por salvar su vida. Una vez que llegó a la orilla, tenía que sortear un talud considerable (similar a un mini acantilado), para salir de las adyacencias del río. Lo intentó a través de varios saltos sin éxito.
Llegado este punto, comenzabamos a preocuparnos por la suerte de la mara (o liebre patagónica). Algunos de los tripulantes querían llegar hasta ella para auxiliarla, otros vaticinaban que trasladarla dentro de la chalana sería riesgoso, ya que correría por toda la embarcación y acabaría por marearnos, un sector poco solidario decía que su peso haría peligrar la estabilidad del bote. En fin, varias voces se alzaban. En plena discusión, vemos que la liebre, se tira nuevamente al agua. Allí la sorpresa fue mayúscula: gritos, susurros, señales de desesperación, que paulatinamente fueron convirtiéndose en voces de aliento.
Corroboramos que la liebre nadaba un excelente estilo pecho, y se tiró a cruzar el río Chubut en su totalidad. ¿Por-qué? Sencillo, del otro lado la orilla era casi plana, y tenía asegurado así una salida al valle en forma inmediata.
Dicho y hecho. Culminó su nado olímpico, y ni lerda ni perezosa, salió corriendo hacia nuevos destinos del VIRCH (Valle Inferior del Río Chubut).
Azorados nos miramos los remeros, y decidimos acuñar un lema pa´los tiempos difíciles:
"Nadar la coneja".

Asombrado, KV2V - Cronista de Fauna y Flora
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

laura -

Muchachos, no era una liebre. Era un chorro que huía de la cana!!!! (en nuestro río más de un "amigo de lo ajeno", termina sus días sumergido en sus aguas...)

Cecilia -

Discrepo con Marcelo absolutamente ¿Qué es eso de "gordos"? Felicitaciones a la Mara y a los remeros.
Con cariño,
CECI'05

Paloma -

Que bueno que los ojos de Chucho sean testigos de tanta buena ventura de la naturaleza. Esos ojos sabran luego como representar esa sensibilidad. cariños desde esta humeda y apurada buenos aires. los quiere mucho, paloma.

Chucho's Weblog -

Muy bueno, parece que aunque no tuvo exitó en el salto, la liebre estaria participando y ganando pecho en atenas.

marcelo -

La moraleja de la fábula de la liebre y los remeros gordos sería algo así:
Cuando veas dos remeros gordos navegando por tu río, nada alocadamente de una orilla a otra a los efectos de distraerlos y así, evitar el tsunami provocado por ellos.

Marcelo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres