Blogia
Nos sumamos al festejo por el triunfo de Jean Notre Ami Van de Velde en el Madeira Open

Paseos por el Dial

Paseos por el Dial Hay cosas que uno no puede llevarse cuando decide mudarse.
Sea de barrio, de ciudad, de provincia, o de país. Entre las pérdidas mas sentidas, está la de la sintonía. Y refierome puntualmente a la amplitud modulada.
En tiempos globalizados, uno puede escuchar por interné. Pero no es lo mismo. Que cuando uno está frente a estos "complejos televisores", tiene que andar prendiendo velas pa´que no se cuelguen, recordando grabar a diestra y siniestra, so riesgo de perder la vida o el laburo que tanto le costó.

La cosa es que a un año y medio de habernos mudado, las cosas insustituibles son algunos programas de LRA1, LS1, algo de FM Urquiza, de FM La Isla y Radio América.
Afortunadamente dentro de la pobre oferta que hace la empresa de cable local (que es la empresa mendocina donde opera el mísmisimo ex-ministro frutal), tenemos la señal de AM 870 por el canal 62. Cosa rara, uno enciende la tele para sintonizar radio.
Mis crios y mi jermu, acostumbrados, pero cuando viene algún invitado y observa que la tele emite como si fuera la señal de sintonía en forma constante mientras habla algúna criatura, tiene ganas de escapar como vendedor de la Mansión Adams.

Un par de semanas atrás tuve la dicha de reencontrarme con un viejo conocido del Eter: Don Néstor Rodríguez et Augusto Viejardo. Hacedores de "Cosas que no quieren morir", "La música de Melopea", "Los trenes de la noche" y tantos otros. Fue el sincrodestino que apareciese frente al TV y parase la oreja. Estos encuentros son mojones que uno va haciendo en el camino de la vida, y le devuelven una sonrisa, sabiendo que cosecha su siembra.

Aún conservo una misiva que me fuera remitida, donde se me honraba con el hipotético título de "Doctor en Ciencias Musicales y Radiales", y se me asignaba la potencial calidad de "oyente único". Esto fue allá por 1995.

Y como no hablar de cosas que nos juntan una y otra vez.
Aún recuerdo la librería de Santa Fe y Ecuador, donde un vendedor promocionaba música de Litto Nebbia editada en México, con el artista aún exiliado y en pleno 1979. Estos eran los primeros acercamientos a la música urbana.
En 1981, tendría la oportunidad de conocer a Félix R. Nebbia (Litto) cuando diera un recital en el gimnasio de la Facultad de Ingeniería de la UBA, allá por 1980, escandalizando al decano por tomar cerveza y fumar mientras tocaba (habrase visto!).

Mucha agua ha pasado bajo el puente, y el hecho de haberse topado nuevamente, quizá sea una señal como para emitir ese programa por estos lares a través de alguna FM local, o aunque mas no sea compartirlo a través de esta bitácora. Donde la buena música también tiene su lugarcito. O no?

Como os dije: Sábados de 20 a 21 horas por LRA1 - AM 870 Radio Nacional,
"La Pasión según Buenos Aires".

En honor a esa gente de siempre va este artículo y el tema que hemos abierto.
¡He dicho/escrito!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Marcelo -

Y bueh..., el haber dejado atrás a BA tiene sus costos, pero también sus recompensas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres