Blogia
Nos sumamos al festejo por el triunfo de Jean Notre Ami Van de Velde en el Madeira Open

Fin de semana a full US Open y Aa Saint Omer Open

Fin de semana a full US Open y Aa Saint Omer Open Mientras todos vibraban con el balón pie, un conjunto de ignotos argentinos alentaban las expectativas puestas en el 106º US Open, segundo torneo mayor de la temporada que albergaba al Pato Cabrera y al colombiano Camilo Villegas.
El torneo fue de menor a mayor, con un campo endiablado. Un par 70, que bien pudiera ser calificado como par 76. La USGA pone a prueba no solo el talento de los mejores golfistas del mundo, sino su capacidad de resistir torturas chinas con un [des]arreglo del campo propio de Belcebú.
Todos los ojos puestos en el Winged Foot Golf Club, en una vibrante definición que nos remontaba a la de Carnoustie siete años atrás. Pero con figuras diferentes:
Monty [Collin Montgomery, Lefty [Phil Mickelson], Jim Furik y el australiano Geoff Ogilvy. Todos las apuestas redoblaban al diestro pero zurdo pal golf Mickelson. Monty embocó un put de varios metros en el 17 y auguraba lucha feroz, el canguro venía callado pero parejito. El 18 fué mortal para el escocés: su segundo tiro quedaba en el antegreen con un approach imposible, de tal modo que hizo lo que pudo, para luego tripotear. Ese fué su error.
Ogilvy pegaba un driver al diome, pero con cierta mala leche. La bola quedabale en medio de un divot. Pese a ello ejecutó un impecable segundo tiro, pero la bola fue corta. Picó a un par de metros de la copa, y retrocedió una docena de metros. Con calma y aplomo sacó un approach y put que pensaba lo dejarían en un solitario segundo lugar.
Detrás de ellos y cerrando la legión de jugadores venían Ferri y Mickelson. Lefty pegó otro drive a la izquierda de la izquierda que dió en el techo de nuestra carpa de prensa y la bola rebotó pal fairway. Aunque el tiro era igualmente jodido.
La lógica era jugar a buena y laburar pensando en un desempate a 18 hoyos el día lunes. Mickelson volvió a jugar a su viejo estilo "todo o nada" y pago el pato de la boda: la bola rebotó avanzó 30 yardas, y de allí fuese al bunker. Doble bogey al igual que Monty.

Esto se asemeja al British Open de 1999, donde el defenestrado fue Jean Notre Ami Van de Velde. Pero la biaraza se le sube hasta al mas pintau, como el caso de Mickelson, obviamente el tratamiento de la prensa no será el mismo que tuvieron para con el galo, a quien sepultaron en vida. Lefty habrá de recuperarse, y el no vaciló en calificar su juego del hoyo 72 como una idiotez.

Mientras tanto, en el Viejo Continente en forma silenciosa un tucumano de 42 años luchaba por su triunfo y haciendo 67 en el Abierto de St.Omer [ubicado al norte de Francia en el Pas de Calais y no en París] se llevó el título: César "Okín" Monasterio fue habilidoso, inteligente y estratega.
Seguramente varios consejos que le diera nuestro colega Quique Martínez Luque habrán quedado en su memoria para dar estocadas en los momentos claves.
Okín podrá jugar desde ahora hasta fines del 2007 en la gira regular del Tour Europeo.
Desde estas columnas siempre pugnamos por la importancia de jugar los torneos simultáneos a los de un major, ya que por motivos varios se ausentan múltiples figuras y las posibilidades de adquirir premios son mayores.

Bravo por el australiano y el tucumano!, Allez KV2V - Kikillo Van de Velde
 
Cronista de todos los continentes

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Marcelo -

Kikillo querido,

Supongo que desde ahora pasarás a llamarte Kikillo Letty Van de Velde!!

Abrazo,
Marcelo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres